Proceso de toma de decisiones en las organizaciones: racional e intuitivo

El proceso de toma de decisiones en las organizaciones no siempre sigue una metodología estándar o un proceso de modelado rígidamente y definido con precisión.

Esta inconsistencia metodológica (y por lo tanto de los procesos) ocurre en un grado cada vez mayor, según aumenta el nivel jerárquico de la persona que toma las decisiones.

Y es fácil entender la razón de esto.

Toda persona que debe tomar una decisión, ya sea en una organización o en su vida personal, considera dos aspectos:

  • Los aspectos racionales y analíticos
  • Los aspectos emocionales y de temperamento personal

No podemos olvidar, también, la famosa intuición, que no deja de ser un sesgo del aspecto emocional, pero que algunos saben cómo utilizar muy bien y con resultados brillantes y otros no tanto…

Al tomar en cuenta estos dos aspectos, la persona que está en un proceso de toma de decisiones en las organizaciones aun está bajo la presión de un tercer factor: el tiempo.

Y como dice aquella frase muy antigua:

“Si usted no toma ninguna decisión, ya tomó una, y está equivocada”.

Por lo tanto, según aumenta el nivel jerárquico, las características de la personalidad del líder, su confianza en sí mismo y su experiencia le pueden llevar a inclinarse más a los aspectos emocionales y de temperamento, mezclados con la intuición, especialmente si no tiene suficiente tiempo para analizar la información o incluso recibirla de los niveles jerárquicos inferiores y de los sistemas que deben proporcionarle la información.

En este contexto, los 4 tipos de personalidad (que el modelo de examen de personalidad MBTI, desarrollado durante la Segunda Guerra Mundial, amplía a 16) a menudo influyen fuertemente en el proceso de toma de decisiones en las empresas.

Tipos de personalidades:

  • Analítico: baja asertividad y baja emotividad
  • Pragmático: asertivo y controlado
  • Integrador: emotivo y con baja asertividad
  • Expresivo: asertivo y emotivo

No existe un estilo de personalidad ideal para la persona que toma decisiones, esto depende de la colocación, los valores, la cultura e inclusive del momento por el cual está pasando la empresa.

Es por eso que cada vez más, las empresas tratan de mejorar el modelado de sus procesos de inteligencia y de selección de líderes, buscando el mejor rendimiento en los dos factores clave para la toma de decisiones de la organización:

  • Líderes preparados para tomar decisiones de riesgo utilizando los factores emocionales y de la personalidad con responsabilidad y precaución.
  • Sistemas de información que proporcionen más agilidad, fiabilidad y precisión en la ayuda a los procesos de toma de decisiones en las organizaciones.

En el otro extremo de la cadena jerárquica, están las reglas de negocio. Aquellos procedimientos estandarizados en el flujo de proceso, que definen la secuencia de las actividades por medio de reglas simples.

Cuanto menor sea el nivel jerárquico, más reglas de negocio deben ayudar en el proceso de toma de decisiones en las organizaciones.

Para entender un poco mejor cómo funciona esto, vamos a echar un vistazo a uno de los autores que han estudiado el proceso de toma de decisiones en los negocios, Herbert Simon y cómo estructuró su análisis de esta cuestión.

El proceso de toma de decisiones en las organizaciones según Herbert Simon

Según el premio Nobel y profesor de la Universidad Carnegie Mellon,  el proceso de toma de decisiones en las organizaciones tiene 3 fases:

  1. La prospección: análisis del problema
  1. La concepción: creación de soluciones alternativas
  1. La decisión: juicio y elección de una de las alternativas

Simon considera que el aspecto racional es limitado para maximizarse la elección de la solución. Lo que se debe buscar no es la solución ideal, sino la solución más satisfactoria, lo que enfatiza en cierto modo, la necesidad de tener en cuenta el aspecto emocional en la toma de decisiones de la organización.

Además, Simon clasifica las decisiones de negocio en tres tipos:

  1. Las decisiones programadas: repetitivas y rutinarias, pueden ser el objetivo de la automatización de procesos de negocio
  1. Las decisiones no programadas: en las que la persona que toma las decisiones debe usar su juicio, la intuición y la creatividad
  1. Las decisiones semi-programadas: una mezcla de las dos, en las que debe existir el apoyo de los sistemas de información y el juicio de quien toma las decisiones, su experiencia y comprensión del contexto

Cualquiera que sea el tipo de proceso de toma de decisiones en las organizaciones, el hecho es que un panel de administración puede ayudar en el seguimiento de los procesos de negocio. Vea en el siguiente video (en inglés) cómo crear un panel de instrumentos en HEFLO.

Además, las técnicas establecidas, como El análisis FODAel diagrama de Ishikawa, la Matriz BCG y la Matriz de Eisenhower pueden ayudar a los líderes en la toma de decisiones de la organización.

16 Comments. Dejar nuevo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Rellena este campo
Rellena este campo
Please enter a valid email address.

Menu